Sprucevale : El pueblo fantasma


Beaver Creek, está ubicada cerca de Liverpool y es posiblemente otro de los mejores sitios frecuentados que he seleccionado para este especial de leyendas . Al menos 5 de ellas son ciertas y están ligadas a este área, las otras no lo son tanto. La mayoría están asociadas con la parte de Beaver Creek, en algún tiempo, conocido como Sprucevale.

Sprucevale es un "pueblo fantasma", que fue abandonado en 1870 después del daño irreparable de su Canal. Los Hermanos Hambleton se establecieron allí en 1837 al comprar sus tierras circundantes y Sprucevale fue construida por el atractivo de su terreno y el canal Beaver.
Los Hambletons construyeron un molino de piedra, un taller de cerrajería, un almacén, y una fábrica de lana. En el momento de la finalización de la construcción del canal en 1848, al menos 19 familias ya estaban asentadas en Sprucevale. Pero lamentablemente, poco tiempo después, una enorme rotura en el canal causó un daño irreparable en éste, y los planes para reconstruirlo y repararlo fueron inútiles,la pequeña población se vio obligada a marcharse, y con ellos también, las esperanzas de vivir allí. Sprucevale dependía totalmente de aquél canal para subsistir, que pronto se hundiría bajo las aguas. El pequeño pueblo quedó abandonado en 1870. La fábrica y un gran edificio de ladrillo son todo lo que queda allí.



El espíritu del Canal


Uno de los constructores del Canal, Edward G. Gill viajó con su esposa y su hija Gretchen a Ohio. Lamentablemente, la Sra. Gill murió en el camino y su cadáver fue enterrado en el mar.
En 1834, Edward Gill comenzaría a trabajar en la construcción del canal, pero la vida de este hombre volvería a estar marcada por la tragedia,
En 1837, Gretchen, su joven hija cayó enferma de malaria y murió. Se dice que sus últimas palabras, delirando durante una fortísima fiebre, fue: "Quiero unirme a mi madre".
Edward Gill, asolado por el dolor causado por la pérdida de su hija, enterró su ataúd cerca de este canal, aunque tenía previsto enterrarla en su Irlanda natal, prefirió hacerlo allí.

Después del fracaso del canal en 1852, Edward quería regresar a Irlanda con los restos de su hija Gretchen; Sin embargo, nunca llegó de vuelta a casa. Pues el barco, los restos de Gretchen y Edward se hundieron para siempre en el fondo del mar.

Se dice que el espíritu de la niña todavía pasea y frecuenta el canal, con ella pasea su llanto, al no haber conseguido aún, unirse a su querida madre.

Pero existen variaciones de esta historia:
Por ejemplo, en 1952 en un libro sobre este Canal de Beaver, se lee que Edward y su familia eran de los Países Bajos. No se hace mención alguna de fallecimiento de la madre, y la fecha real de la muerte de Gretchen se observa como el 12 de agosto de 1838. Y su espíritu se puede ver en el canal, justo en el aniversario de su muerte.
Otro historiador local escribió en su libro: "Folclore oculto del Alto Valle de Ohio" (1988), que el espíritu de Gretchen se aparece rezando una oración, la misma que rezó antes de morir.

Esther Hale

Sprucevale tuvo la historia de una triste novia, Esther Hale, a la que habían roto el corazón en el mismo día de su boda,la chica nunca llegaría a salir de su casa vestida como tal, ni mucho menos pasear felizmente con su vestido nupcial por el pueblo, acabó perdiendo la esperanza de que su novio regresara con ella...
Cuando los habitantes se dieron cuenta de los días que llevaban sin verla por el pueblo , fueron a su casa sólo para descubrirla muerta, aún con el velo y el vestido de boda puesto.

La triste y atormentada alma de Esther todavía pasea por el puente cercano al molino Hambleton. Una horrible aparición que estremece y pone los pelos de punta a aquél que se la encuentre.
Curiosamente, Chris Woodyard de la serie de libros Haunted Ohio también cuenta que existe otra versión de esta historia. Esther Hale era otra persona distinta con otra historia pero que acecha sobre el Molino Hambleton . Y que quizás pueda llegar a confundirse con otro espíritu que ronda el canal. la pequeña Gretchen.

El Molino Hambleton

A través de este puente se llega a la fabrica de los Hambleton , uno de los pocos edificios que aún quedan en pie en Sprucevale.

La leyenda es sencilla. Se cree que el espíritu de un predicador se aparece por esta fábrica. Otros dicen que se trata del espectro de Esther Hale, pero nadie lo sabe a ciencia cierta, pues la entidad hace su aparición tras una densa niebla que flota a su vez alrededor de la fábrica.

Finalmente, tras unas averiguaciones en una colección histórica de 1914 de este pueblo.Esther Hale resultaba ser la señora del predicador, cuyo espectro aparece en esta fábrica cada día de Noche buena y escribe la palabra "Vamos" en sus paredes.

El niño

Los restos que quedan de Sprucevale se cree que es frecuentado por un joven que se colgó en las vigas del techo.
La leyenda afirma que el espíritu del niño no le gusta los visitantes de este lugar. Se observan anomalías en algunas fotos tomadas por algunos visitantes en este edificio.



"PRETTY BOY" FLOYD

El 22 de octubre de 1934, un asesino y ladrón de bancos buscado por el F.B.I., "Pretty Boy" Floyd, fue tiroteado por estos lugares, concretamente lo abatieron en lo que era una granja. Se encuentra en Sprucevale Road, a unas millas del molino Hambleton.
Floyd estaba tratando de encontrar el camino de vuelta a casa a Oklahoma.
Finalmente asesinado, las autoridades proceden a poner su cuerpo en exposición pública. Unos días más tarde, su cuerpo lo regresaron a su hogar en Oklahoma, donde está enterrado.
Era un personaje muy buscado y escurridizo, pero en Sprucevale, su historia terminó.

"Los restos de aquél pequeño pueblo se sumergen en un verde paisaje, testigos eternos del comienzo de aquella pequeña población que estaba abocada, desde principio a fín, a la tragedia.
Existen terrenos que no se deberían haber pisado nunca...."
Mirad bien por donde camináis....

1 comentario:

sticker dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.