El Verdugo

Cuando llegamos al castillo donde ajusticiaban a María Estuardo,(María I de Escocia),allí estaba ése horrible y enorme ejecutor, situado a un extremo del cadalso ,esperando la orden del juez para segar una vida más, en sus manos sostenía un hacha de grandes dimensiones que le daba un aire más grotesco, me fijé en sus brazos llenos de cicatrices,dícen que fueron hechas por antíguos reos en inútiles intentos por escapar de sus manos.


Por lo que murmuraba el gentío, antes de aquella demostración gratuita de sangre; El verdugo no sólo trabajaba a la vista pública,la mayor parte del tiempo lo recluían en las mazmorras donde daba rienda suelta a sus más oscuros pensamientos amparandose en ordenes superiores, era un personaje frío, la vída lo había tratado mal,por eso, lo elijieron a él para desempeñar esa labor, sabían que era el hombre más cualificado para ello. Su rostro lo cubría una gran capucha negra, en la que solo dejaba asomar unos amarillos y sanguinolentos ojos, era un tipo enorme y torpe en sus andares...


Cuando le dieron la orden de ejecutar a la reina, algo horrible ocurrió, le asestó tres golpes sin conseguir cortarle del todo la cabeza y el quejido hondo y prolongado que lanzó María tras el primer hachazo no dejó en los horrorizados testigos la menor duda de que su dolor era espantoso. Para finalizar su trabajo tuvo que cortar piel y venas con un cuchillo..."
En la historia de las ejecuciones realizadas por verdugos, no se conocería un espectáculo tan brutal como aquél...Esta reina siempre sería recordada en la historia por aquél terrorífico final.