Adios, Mariluz



La noticia cayó como un jarro de agua fría para todos los onubenses, el dolor se apoderó de todos nosotros, lloramos la perdida definitiva de un angelito de tan sólo cinco años llamado Mari Luz.

La esperanza se perdió en nuestros corazones, Aquí el que escribe se siente profundamente conmovido y desalentado por este hecho tan desagradable, cruel y fatídico.
MariLuz no era nuestra hija pero todos la sentíamos como nuestra, es una parte de nuestro corazón el que se vá al cielo junto a ella.
Me quedo con la frase de aquella madre sin consuelo
"Dios para que me la diste si luego me la has quitado "

1 comentario:

Fenrisar dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.