Hannibal Lecter

Cuando quedó huérfano, Hannibal fue testigo de un macabro suceso que lo trastornaría para siempre: Durante la Segunda Guerra Mundial, contempló como unos soldados názis se comian a su adorable hermana pequeña, tanto horror quedaría grabado para siempre en la mente del siniestro Doctor especializado en psiquiatría.

Un ser culto y refinado por fuera, un diabólico y astuto carnicero por dentro.

2 comentarios:

BLAS dijo...

Pues a mí me cae bien el personaje de Hannibal Lecter... Puede ser que lo interpretara en la pantalla grande Anthony Hopkins, a quien adoro, o que con ese sutil refinamiento, me encandile. Al fin y al cabo, siempre hay que alabar el buen gusto, e incluso perdonar algunos "desmanes"... Además, siempre se cargaba a los seres despreciables o desgradables, no sé, tiene un "no se qué", que me gusta.

la latita dijo...

Siempre me ha dado miedo el personaje, tanto que nunca he visto la película, así que te agradezco que me expliques de dónde nació la paranoia de este ser sin tener que ver la peli.