"El Árbol del grito" (Lakeside / Condado de San Diego)

La leyenda dice así : "Todo aquél que siga hasta el final de un camino de tierra en Lakeside, un suburbio al este de San Diego. Encontrará un matadero, seguidamente deberá continuar sus pasos hacia un árbol solitario en un claro, 1,7 kilómetros después del final de la carretera asfaltada.
Toque la bocina de su auto tres veces....Oirá el grito del  fantasma de una mujer asesinada en aquél lugar".




Esto parece el lugar perfecto para un asesinato; Un lugar apartado de casas, y si las hay, son pocas y distantes entre sí, restos de coches oxidados esparcidos que comparten sitio con la basura y los improvisados ​​cobertizos de la mayoría de las  pocas viviendas que se encuentran cerca de la carretera. Una cordillera rodeada de huertos y cercas para mantener la privacidad. Un arroyo seco por un valle sembrado de rocas, suministro de agua para los caballos y el ganado en la primavera, un lugar "idilico" para los últimos momentos de la vida de una persona a los pies de un tronco retorcido.

Un residente del área que se negó a ser identificado dio instrucciones contradictorias y advertencias acerca de "locos con malas actitudes y armas de fuego".
Dice que todos los árboles parecen estar frecuentados, pues en las cercanías parece existir un laboratorio oculto de drogas. El hombre tenía, desde su casa, una gran vista de la ladera de la montaña y dio a entender que había visto todo tipo de actividad nefasta desde su patio trasero por las cercanías, no es de extrañar que se hayan producido muertes de merodeadores en el lugar.

Consultando acerca de la leyenda del árbol del grito, para saber si es solo una historia inventada para mantener a los curiosos lejos de aquella fabrica ilegal de drogas, se volvió a preguntar pero la historia se guarda en silencio en éste lugar. Nadie desea dar pistas de su veracidad, "si alguien quiere saber acerca de la leyenda, debe dirigirse al Departamento del Sheriff de San Diego, para salir de dudas".
El legendario árbol  se encuentra cerca del final de Willow Road, de la autopista 67. Pero no se aconseja husmear allí ya que es considerado un sitio frecuentado pero por locos con armas, quizás los que guardan aquél laboratorio clandestino escondido.