"Tweed": El Búnker

Una base militar construida alrededor de 1918; Destinada a entrenar y albergar en ella a soldados de la Primera Guerra Mundial, se encuentra situado en algún punto de Clausland Mountain (Blauvelt, NY.), pero fue olvidado desde la Segunda Guerra Mundial, apoderándose del lugar el tiempo, el abandono,el curso de la naturaleza y las leyendas...un lugar al que no se aconseja ir a husmear debido al deterioro del complejo, al desconocimiento del mismo y a los personajes que puedan rondar por ella.

Dicen que no hay lugar más espantoso y más peligroso que entrar  en "Tweed" (como es llamado por la gente), sus instalaciones cuentan con kilómetros de oscuros túneles que discurren por el interior de las montañas, "es como meterse en la boca del lobo y no se sabe lo que podemos encontrar ahí"-afirman-.
Para acceder a Tweed se necesita un mapa,una brújula y varias linternas, un espeso bosque con barrancos y arboles caídos dificultan el camino del curioso para acceder a su punto exacto
Como todo lugar abandonado, pueden surgen en él, misteriosas historias y leyendas, Tweed no es menos. Excursionistas y otros grupos de curiosos que se han atrevido a bajar y recorrer parte de sus túneles y habitaciones a lo largo de los pasillos, relatan sucesos escalofriantes, que puede tener bastante lógica según las condiciones del lugar.
Durante años la gente ha encontrado restos o pedacitos de historia allí: antiguos botones de uniformes, cuchillos, cantimploras,cascos...pero lo realmente desagradable es haberse encontrado cuerpos y restos humanos dentro, y es que, durante los años 70-80, fueron asesinadas allí varias personas, entre ellas, un policía al que acuchillaron 80 veces y violaron con una barra de metal, y una chica que se suicidó pegándose un tiro con una escopeta. Tweed  fue utilizado también por practicantes de misa negra, "Los hombres Omega", adoradores del diablo que incluso tenían en sus pasadizos un lugar concreto donde llevaban a cabo sus macabros rituales, aquella zona profunda es conocida como "la guarida de Satanás".
Las marcas de los Omega dominan la mayor parte de los túneles.

En el techo de una de las habitaciones de aquél bunker se dice que puede encontrarse una soga, y si se es lo suficientemente valiente para adentrarse con la linterna un poco más lejos,se encontrará la habitación de "la aparición", un soldado que murió allí y que no se sabe exactamente que ocurrió, si se volvió loco y acabo matando a varios compañeros de pelotón ó si fue uno de los  asesinados por uno de sus compañeros de litera. Dicen que cuando su presencia se siente en la habitación siempre hay un sentimiento entre los visitantes de ira absoluta y tiende a dar dolores de cabeza.

La más absoluta oscuridad y el silencio se apodera del interior de la ruinosa y abandonada base militar, se han producido aparatosos accidentes de personas que fueron allí a curiosear por sus túneles subterráneos, cayendo en pozos de 20 metros de altura,  casi estrechando la mano con la muerte han sobrevivido de milagro por ir acompañados, pero se han dado casos de indigentes que han muerto allí solos por intentar encontrar un refugio. La ultima leyenda del lugar recae en un grupo de jóvenes que al encontrarse perdidos en su interior debido a que avanzaron demasiado, presas del pánico, se decidieron a salir por el primer agujero donde vieran luz ,cuando lo encontraron comenzaron a subir por unas vigas de metal y justamente antes de salir todos, miraron hacia abajo (unos 30 metros) porque escucharon un ruido, ellos vieron a un extraño que les observaba atentamente y que les decía que "él había surgido del túnel", aquél hombre tenía el rostro como desfigurado y  a pesar de estar erguido, no tenía  pies, acto seguido los chicos salieron corriendo de allí y juraron no volver jamás.

Tweed continúa allí en el bosque, oculto, abandonado y olvidado por el ejercito y por el Gobierno, "todo lo que se encuentre en su interior, no existe".