Un Poeta, un Violinista y una Dama Blanca

Con el título del post puede parecer que os voy a contar un cuento...pero no es así, aunque bien puede pasar como tal, pues ellos tres me inspiran para contaros una historia..y ya de paso os presento a cada uno.
Estos tres amigos míos ya Blogeros,exploradores de su tierra y de otras tierras lejanas, gente anónima para el resto de la humanidad, pero sobre todo,buenas personas, tocaron tres veces las puertas del Ciber Castillo una buena noche de rayos,truenos y centellas.

De cómo los conocí:



Memoria Extraible:

Al poeta Manuel me lo encontré recitando poesías sentado en una fría lápida del pequeño "cementerio de las viejas glorias" que se encuentra en los alrededores del castillo, vestía con un uniforme muy elegante, llevaba también una larga capa roja y un sombrero muy peculiar, en una mano sostenía una calavera a la vez que recitaba un extraño poema según decía "para revivir a Shakespeare", sin tener intenciones de molestarlo en su extraño ritual poético, regresé a mis aposentos sin avisarle que su visita era seguida por miles de ojos en las sombras...Yo no sé que es lo que recitaría aquella noche! pues sucumbió al embrujo de las tinieblas y hoy su alma se la puede ver paseando por el pasaje de los Blogs amigos :).


Diario del Olvisino:

Entre las miles de visitas al castillo se aproximó por sus alrededores un carromato,el destino de los que se encontraban en su interior era recorrer otras tierras Blogeras en busca de sabiduría y curiosidades, pero llegando a las proximidades de mi Ciber Imperio una fortuita roca en el camíno desestabilizó el vehículo en el que viajaban, los caballos se soltaron y echaron a correr despavoridos al oir el poderoso sonido del trueno, los viajeros salieron despedidos sin sufrir mucho daño,trás unos minutos de incertidumbre y terror, tán solo uno apodado "El Olvisino" consiguió calmarse en aquel tétrico ambiente donde se encontraba,sacando un violín y tocando una melodía para hacer frente al miedo...sus acompañantes echaron a correr...Pero su valentía le otorgó una oportunidad...Dícen que su música resuena de vez en cuando a cierta hora por las mazmorras...
Crónicas de Queen Blanche:



Navegando por los polvorientos libros de la biblioteca encontré un papiro sobre la historia de una dama egipcia a la que llamaron "La Reina blanca",me fascinó su historia y por supuesto, ella.

A través de la máquina del tiempo conseguí viajar al pasado y conocerla, pero mis pintas de vampiro en aquel tiempo me delataban, así que para que su corte no advirtiera mi presencia ni mis intenciones,me despedí de ella robándole un beso y clavándole mis colmillos en su delicado y suave cuello,le inyecté mi poder y mi esencia, que recorrería sus venas hasta llegar a su corazón con el fín de que fuese mía hasta la eternidad...y así fue, me prometí, sin que la reina blanca lo supiera, regresar una noche en el tiempo para volverla a buscar.
(Memoria extraible y Diario del Olvisino se encuentran en la sección: el pasaje de los Blogs amigos)

5 comentarios:

manolo g. dijo...

el ritual acabó bien, gracias!

adam brown dijo...

Hello I just entered before I have to leave to the airport, it's been very nice to meet you, if you want here is the site I told you about where I type some stuff and make good money (I work from home): here it is

Anónimo dijo...

La Reina Blanca sucumbe a tu poder de vampiro y se quedará en tu castillo todo el tiempo que haga falta, acariciando tu suave rostro en las noches de luna llena. Bye Te quiere mucho tu Vampi

Jesús Martín dijo...

Saludos desde las interminables mazmorras de tu castillo, siempre es grato saber que la persona la cual te tiene hecho prisionero, se da una vuelta por las sombrias y humedas jaulas donde cada noche, a pesar de este tormento, toco mi contrabajo y por un instante mi alma logra escabullirse bajo la luz de la luna.Saludos

Anónimo dijo...

Maestro, yo entro en tu castillo pero no tengo blog por falta de tiempo,muy wapo el diseño y la musica de ambiente que tienes, si alguna vez necesito tu ayuda recurriré a tí adentrandome en las sombras, un saludo!

JL