La leyenda del guardián de la tumba del cementerio Hollywood

Nos encontramos en Richmond, (Virginia), en un cementerio de más de 135 acres de tierra, un lugar que contiene gran parte de la historia de Estados Unidos,pues, personajes destacados;presidentes,novelistas,historiadores,gobernadores, jueces de la Suprema Corte, generales de la Confederación, y miles de soldados confederados...fueron enterrados en el cementerio Hollywood.



El cementerio se inauguró en 1849,hay muchas bellas esculturas que se han construido para conmemorar la vida de los que se encuentran en éste lugar, la mayor construcción es una pirámide de 90 metros de altura hecha de granito que rinde homenaje a los 18.000 soldados que perecieron en la batalla de Gettysburg, de los cuales hablaremos más adelante.

Lápices, crayolas, hojas, pulseras..., Los visitantes que saben su historia y su leyenda, dejan pequeños regalos en la tumba.

Justo detrás de ésta pirámide, se encuentra una figura de un perro de hierro fundido que se ha colocado pegado a una pequeña tumba. La tumba pertenece a una niña cuyos nombres pudieron ser o Florencia ó Elizabeth .Esta niña murió en 1862 a los tres años debido a una alta fiebre.

Aquél perro de hierro fundido se le asocia algunas leyendas por su historia, de acuerdo con un viejo artículo del Richmond Times, según los historiadores el padre de aquella niña hizo participe a aquél perro, en vida, a preservar un tesoro familiar mucho antes de su muerte. Se le erigió aquella estatua de hierro por su lealtad a la familia, pero El Gobierno Confederado lo confiscó durante el período de la guerra.

Desde que la niña pequeña de aquél hombre murió, el perro de hierro se encuentra justo al lado de su tumba, -dicen-cuidando a la niña, pues, según la leyenda o quizás los reportes extraños que se han obtenido, aseguran que se puede escuchar un leve gruñido cuando te acercas a la tumba de la niña. Otros visitantes afirman que si se pasa por su lado, señala un camino que cuando se regresa por el mismo, la figura indica otro,teniendo la sensación de que se mueve y que vigila tus pasos cuando te alejas o te acercas a él. Algunas de las visitas han reportado también la aparición de ésta niña jugando con el perro en la noche.